Del 19 al 23 de Julio realizamos la campaña de GEA Nº 116 en “Hoyo Colorado”, Mendoza, luego de la cual visitamos la cueva “La Salinilla”, departamento de Malargüe, provincia de Mendoza.

 

Nuestro querido amigo Sergio “Choro” Vicencio nos brindó el apoyo logístico permitiéndonos alojarnos en su hogar y con la movilización en su camioneta, además de ocuparse de la comida, que incluyó el mejor chivito de Argentina. Sobretodo agradecemos su compañía y conocimientos de la zona y su ayuda en la exploración y reconocimiento del área.

 

La zona explorada corresponde al Volcán Hoyo Colorado, de un diámetro de 400 metros y abierto hacia el sureste. Se trata de un volcán monogenético de lava de bloques de composición andesítico-basáltica de olivino y anfíboles totalmente oxidados y que correspondería a las manifestaciones efusivas más recientes, de edad pleistocena tardía-holocena, localizadas en un ámbito extra-andino, a 70km al este del frente volcánico principal.

Durante la campaña descubrimos 9 cuevas, las cuales relevamos con cinta y brújula. Algunas partes de las mismas resultaron inaccesibles debido a que no contábamos con equipo técnico para descensos, por lo cual no pudimos explorarlas.  La cueva El Cajón Largo fue la de mayor desarrollo que encontramos, con aproximadamente 20 metros. El Volcán Hoyo Colorado en su totalidad tiene aproximadamente 500 hectáreas, de las cuales pudimos recorrer aproximadamente 15. Por este motivo nos queda la ilusión y el objetivo de poder encontrar muchas más cuevas en próximas campañas.

Pudimos comprobar que sin importar la época del año, se puede explorar la zona. Esta vez tocaron días cortos y algo de frío. Idealmente el verano sería la mejor época para recorrer la zona, especialmente por las horas luz.

 

Aprovechando la cercanía a la ex-yesera de Pocho Lemos desde la casa del Choro, hicimos una visita a la cueva La Salinilla. Allí nos conmovió la cantidad de espeleotemas encontrados y el desarrollo de la cueva. Lamentablemente no pudimos continuar por un conducto por el cual se accede a una laguna interna.

 

Culminamos la campaña con la tranquilidad de haber hecho un gran trabajo y sumado experiencia en cuevas, haciéndolo de forma distendida y sin presión, pudiendo disfrutar cada momento.  Volvemos con el entusiasmo de seguir creciendo y aprendiendo de las cuevas. En un futuro organizaremos más campañas en la zona, sumando más gente y haciendo nuevos descubrimientos.

 

J.A. Cires Morán y L. Zungri

 

Ph: J.A. Cires Morán

 

Habiendo retomado este curso desde el año pasado y con mucho esfuerzo, venimos trabajando hace más de un mes para volver a ofrecerlo, en una versión renovada, con temas que ya se han dado en otros cursos y otros que se suman este año.

El curso “Descubrir las cavernas”, una introducción a la espeleología, se dictará en nuestra sede, en Heredia 426, CABA, Villa Ortuzar, el sábado 11 de Agosto de 2018 a las 15 hs.

Se trata de una oportunidad para que todos aquellos interesados en el mundo subterráneo puedan acercarse y descubrir qué esconden las profundidades de nuestras amadas cuevas. No es necesario contar con conocimientos previos.

Se expondrá una introducción a los temas que guardan relación con el estudio de las cavernas. Está programado un abordaje a temas básicos de relevamientos topográficos, geología de formación de las cuevas, biología, arqueología, medio ambiente y fotografía.

Al final del curso se entregarán certificados de asistencia.

Los interesados pueden hacer una preinscripción en el siguiente formulario:

 

¡Preinscribite y Descubrí las Cavernas!

Para abonarlo podrán hacer una transferencia o depósito a una cuenta bancaria de la cual enviaremos los datos una vez se realice la preinscripción por el formulario.

Recuerden que hasta el 31 de Julio el valor es de $250 y a partir de Agosto será de $300.

Para consultas pueden mandar mail a: info@gea.org.ar

Las puertas de nuestra asociación se encuentran abiertas para recibir a todos los interesados que quieran aprovechar esta oportunidad.

¡Los esperamos!

El 6 de Junio pasado se realizó una campaña con carácter exploratorio a los partidos de San Pedro y Ramallo (Provincia de Buenos Aires).

El objetivo principal era ver el estado en el  que se encuentra la Cueva del Toro (ubicada en la localidad de Vuelta de Obligado), existiendo registros de presencia actual de pobladores que la frecuentan y estudiar las condiciones de acceso contingentes al nivel del río Paraná.

 

 

Asimismo dentro del parque histórico de Vuelta de Obligado se visitó una cavidad, la cueva de Salamanca Chica, a fin de corroborar las coordenadas existentes (que no fueran oportunamente registradas con GPS, se tienen datos de topografía relevados por GEA en la década del ‘90). La tercer cavidad visitada fue la Cueva Torito, cuya particularidad es la facilidad en el acceso desde el camino de entrada al parque.

 

 

 

En el caso de Ramallo, se sabía de la existencia de una cavidad dentro de una zona de unos 300 m a partir del astillero Puerto Martins. Por tratarse de una zona muy boscosa y por el horario al que se arribó y  la época del año las condiciones de luz no permitieron proseguir con la búsqueda, recorriéndose únicamente la zona costera y una parte pequeña de la barranca. 

En un contexto más  general la campaña buscaba ubicar una cavidad de la zona cuya accesibilidad permitiera realizar un primer acercamiento a las actividades espeleológicas para nuevos miembros del GEA.

 

Participaron de la campaña:

Eduardo Tedesco, José Antonio Cires, Luciano Zungri y Hovannes Gurlekian.

 

M.A. Barbarich y E. Tedesco

 

Ph: J.A. Cires Morán

 

El día 26 de abril partimos hacia la Cumbrecita, Prov. de Córdoba, desde muy temprano con mates y facturas para dar inicio a la campaña espeleológica, regresando el martes 1 de mayo.

Fuimos con la idea principalmente de realizar un plano topográfico del río subterráneo Wildbach, colaborando con la comuna en la realización del Plan de Gestión de Riesgos, con ese objetivo se exploró las partes no turísticas del mismo, no llegando a explorar en su totalidad ya que no contábamos con el tiempo suficiente, ni con el equipo necesario para explorar las zonas más riesgosas.

El trabajo consistió en realizar mediciones precisas en las partes turísticas, realizando la poligonal con una brújula de mano, un clinómetro y una cinta de agrimensor, y simultáneamente se dibujaba el croquis de la cueva. En las zonas que se exploró se decidió realizar solamente un croquis tomando mediciones con carácter orientativo. En la exploración se logró comprobar que no es una única cueva sino que tiene un tramo de aproximadamente 30 metros en los cuales el río circula expuesto totalmente a la intemperie, quedará para otra campaña el comprobar si se puede recorrer en su totalidad el río de forma subterránea o si los desmoronamientos en algún punto se cierran tanto que no dejan pasar a una persona o si hay tramos donde el río no es subterráneo.

El haber sido un grupo numeroso permitió que algunos miembros se pudieran dedicar a otras tareas aparte de colaborar en el trabajo topográfico, tales como geología y fotografía. 

Después de algún tiempo se volvió a realizar una campaña en la cual se armó el campamento en un lugar totalmente agreste. Además fue una experiencia novedosa para el grupo, ya que implicó trabajar en un nuevo ambiente, un río subterráneo. Cabe destacar que no solo se cumplieron los objetivos sino que se logró más aún, incursionando en zonas que no habían sido exploradas todavía.  Fue realmente una excelente campaña pudiendo develar un poco más los secretos que guardan las cuevas.

PH: José Antonio Cires

 

Participantes de la campaña:

GEA: Gabriel Redonte, Mariana Paparás, José Cires Moran, Deolinda Enríquez, Hugo Alberto Giuliani y Luciano Zungri.

Además contamos con la participación de Juan Manuel Busaniche.

Agradecemos a la comuna de la Cumbrecita y a Juan Manuel Busaniche por permitirnos y brindarnos su apoyo para la realización de la campaña.

 

L. Zungri

Foto portada: J. A. Cires

PH: Hugo Alberto Giuliani

 

Entre el jueves 29 de Marzo y el lunes 2 de Abril, fin de semana largo de pascuas, se desarrolló la campaña espeleológica a la Sierra de Cura Malal, al SE de la Provincia de Buenos Aires, cerca de la localidad de Pigüé. El objetivo principal de la misma fue continuar con los estudios espeleológicos del sector noroeste de este cordón. Las Sierras de Cura Malal y Bravard están separadas por un hermoso valle central, donde se estableció el campamento en la Estancia Las Grutas.

Uno de los trabajos principales se desarrolló en la Gruta de los Espíritus, se continuó con el relevamiento de pintadas recientes, lamentablemente cada año se encuentran nuevos graffitis.

También se visitaron las cuevas La Escondida y La Perdición para que las conocieran aquellos que viajaban por primera vez a la zona.

Siguiendo con la exploración de la zona se descubrieron dos aleros en la Sierra de Cura Malal, alero El Descanso y Romeo, y uno en la Sierra de Bravard, la Gruta Los Dos Pinos.

La Sierra de Cura Malal forma parte de la provincia geológica de Ventania, un cordón montañoso en el sureste de la Provincia de Buenos Aires, de 180 km de largo y con orientación NO-SE. Las rocas que la conforman se formaron en una gran cuenca Paleozoica, de la que también formaban parte los actuales continentes africano y antártico. Hacia finales del Paleozoico, hace aproximadamente 300-250 millones de años, fueron sometidas a esfuerzos compresivos que las plegaron formando un extenso cordón montañoso. Luego, con la apertura del océano Atlántico, hace 200 millones de años, quedó dividido y es por eso que puede apreciarse la continuación del Cordón de Ventania en el Cordón del Cabo en Sudáfrica y los Montes Ellworth en Antártida. El plegamiento y fracturamiento sufrido por estas rocas, seguido de la acción de los agentes climáticos, meteorización, erosión y colapsos de rocas, ha dado origen a las cavidades que hoy podemos apreciar, recorrer y estudiar.

Uno de los aleros más  emblemáticos de la Sierra de Curamalal es la Gruta de los Espíritus. Según diversos trabajos arqueológicos y  el folklore de la zona, contiene pinturas rupestres originales mapuches. Dichas pinturas originales desaparecieron por una superposición de numerosos mensajes contemporáneos escritos sobre toda la extensión de la gruta, llamados comúnmente “recuerdos de visitantes”, en algunos casos con nombre y apellido, en otras alusiones incomprensibles. Dichos mensajes contemporáneos fueron relevados durante las campañas de 2016, 2017 y 2018. Se registraron 98 paneles, que abarcan desde el año 1905 hasta 2017, cada uno retratado según la caligrafía y materiales de pintura propios del año en que fueron realizadas. Lejos de considerar un vandalismo o una apropiación turística indebida se estudiará, primero desde un punto de vista diacrónico los respectivos cambios caligráficos y uso del material para la realización de las pinturas (cal, esmalte sintético, liquid paper, pintura en aerosol etc.) y desde un punto de vista sincrónico la elección de los turistas a la hora de elegir los emplazamientos para dejar retratado su visita a la gruta, que consisten en nichos pequeños, salientes y paredes de dimensión considerable donde se ha visto el despliegue de letras muy grandes y sumamente coloridas. Nichos individuales y pequeños; mensajes cortos. Paredes extensas, mensajes grupales. Aunque esta no es una ecuación exacta, se aproxima en forma preliminar al trabajo que se llevará a cabo.

En palabras del antropólogo Walter Calzato: “No conocemos las motivaciones del arte rupestre indígena. La memoria se ha perdido. Conocemos o podemos inferir las motivaciones de nuestros contemporáneos. A modo de hipótesis: La prolongación de la memoria y el deseo solicita un soporte material para que esa memoria no se disipe con el tiempo. También la finitud tiene su epifanía.”

 

Participaron de la campaña:

GEA: Eduardo Tedesco, Silvia Sicilia, Walter Calzato, Mariana Paparás, Esteban Mauriño, Natalia Santana y Luciano Zungri.

CMT: Miguel Lavayén y Norberto Gabriele

 

Agradecemos a los amigos del CMT el haberse sumado a esta campaña.

 

 

S. Sicilia y W. Calzato

Ph: Silvia Sicilia

(Foto portada: Mariana Paparás)