En el marco de la campaña realizada a Cuchillo Curá en enero del corriente año, con el apoyo de la Municipalidad de Las Lajas y la Dirección de Patrimonio, Ministerio de las Culturas de la Provincia del Neuquén, brindamos una charla abierta a la comunidad titulada “Las cavernas  de Cuchillo Curá. Pasado, presente y futuro” en el Salón Municipal.

Para situar a la audiencia en el ambiente cavernario la charla comenzó con una breve introducción a la formación de las cavernas (espeleogénesis) en ambientes kársticos, es decir, aquellos cuyo relieve es el resultado de la meteorización química de rocas solubles, como las rocas calizas que albergan estas cuevas. A continuación se mencionaron las características particulares del ambiente cavernario: ausencia de luz, poca variación térmica y alta humedad (del 90 a 100%), que determinan la alta fragilidad de los ecosistemas subterráneos y los torna vulnerables a cambios en el mismo. Se denomina “troglobios” a las especies que desarrollan todo su ciclo vital dentro de las cuevas y sólo pueden vivir allí; en general, carecen de pigmentación, son ciegos y se encuentran en un sólo sistema cavernario (endemismo), por lo que cada caverna alberga formas de vida exclusivas.

            

Un poco de historia

El GEA realizó su primera campaña a este sistema cavernario en el año 1982, iniciando con un relevamiento topográfico (hasta entonces se desconocían sus dimensiones) un proyecto de investigación y conservación que recibió el nombre de Proyecto Cuchillo Curá (PCC). Durante los años 1982 a 1998 realizó una docena de campañas que dieron como resultado el descubrimiento de fauna troglobia, de una pintura rupestre en una de las cuevas, hallazgo de material arqueológico y paleontológico en superficie; el relevamiento topográfico de más de 4 km de galerías, la realización de mapas topográficos y geológicos, y diversos estudios que dieron forma al primer proyecto de investigación espeleológica integral en la Argentina, poniendo en relieve el valor del sitio como patrimonio natural y cultural.

La coexistencia de algunas explotaciones mineras en el sitio de estudio orientó los objetivos de investigación hacia la evaluación de los riesgos de impacto antrópico que dichos labores implicaban. Luego de numerosas gestiones realizadas junto con las agrupaciones espeleológicas neuquinas GENEU, GAEMN y GELa ante las autoridades locales, en 1989 el Gobierno de la Provincia firmó el decreto 0026 restringiendo la explotación minera a lugares que no pongan en riesgo el cavernamiento y declarando de “Interés Público” el sistema Cuchillo Curá. Sin embargo, la medida de protección nunca se efectivizó y la actividad minera continuó,  por lo tanto, también las denuncias y movilizaciones por parte de las agrupaciones espeleológicas que participaban del proyecto. En 1990 el GEA denunció y probó que la “zona de exclusión” era insuficiente por lo que pidió su reformulación logrando que en 1996 la Dirección de Minería finalmente suspenda la concesión minera. 

En el año 1997, se dicta en Neuquén la ley 2213 – del “Régimen de Promoción, Protección y Conservación de la Espeleología”, declarando de interés público y sujeto a protección, a toda cavidad natural de interés científico, ubicada dentro del territorio provincial; designando a la Dirección Provincial de Cultura como Autoridad de Aplicación. Entre 1998 y 2000 el GEA, como director del proyecto y el GELa acercaron propuestas y fundamentos a las autoridades para crear un marco legal de protección. En 2001, mediante una Disposición, la autoridad de aplicación de la ley provincial de espeleología prohibió el ingreso a todas  las cavidades de la provincia, incluyendo, incomprensiblemente, a los espeleólogos, motivando ello que la espeleología neuquina ingrese en una parálisis.

No obstante, el trabajo dentro del proyecto de GEA nunca se detuvo. Los estudios fundamentaron la creación, en febrero del año 2003, mediante el decreto 161, del Área Natural Protegida Cuchillo Curá. Dicho sitio abarca una superficie de aproximadamente 400 Ha, ajustándose a la propuesta original del GEA. 

En enero 2012 con la autorización de la Dirección de ANP, el GEA realiza nuevamente una campaña, retomando el proyecto original de estudios, pero un año más tarde por cuestiones administrativas los permisos nuevamente se suspenden. En 2016, la Federación Unión Argentina de Espeleología (UAE), de la cual GEA es miembro fundador, se inscribe en el registro de entidades habilitadas de la Dirección de Patrimonio de Neuquén y, con el apoyo de la misma, y con el de la Dirección de Áreas Naturales Protegidas, se retoman finalmente en 2018 y 2020 los  trabajos de estudio en el proyecto Cuchillo Curá.

 

Pensando a futuro

Esperamos que se pueda continuar con las investigaciones espeleológicas y se desarrolle un plan de manejo para el uso sustentable de este recurso, promoviendo además la educación ambiental como herramiento privilegiada para la construcción de una actitud crítica, participativa y de acción en la defensa de estas maravillosas cavernas.

  

 

Gabriel Redonte, Silvia Sicilia.

Ph: Maria Agustina Barbarich.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>